sábado, 26 de mayo de 2012

La importancia de Perdonar, y.. de Ser Perdonados

El perdón es algo tan importante en nuestras vidas, y también el pedir perdón.

He sido testigo de muchas personas que han sido lastimadas, y perdonan, y ¿Sabes algo? Son felices.
También he sido testigo de muchas personas que han sido lastimadas, y no han perdonado, y ¿Sabes algo? Son infelices.

Lucas 7:36-50 "Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa. Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón una cosa tengo que decirte. Y él le Dijo: Di, Maestro.


Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies, mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis  pies. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.


Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

  • Los fariseos eran personas que no permitían ni siquiera que se les acercara una persona que no creía en lo que ellos creían. Muchas personas se acercarán a ti, aunque no compartan tus mismas creencias.
  • El fariseo juzgó y dijo: Si este fuera profeta. Muchos te dirán: Si tu eres cristiano ¿Porqué permites que se te acerquen católicos o mormones o testigos de Jehová? Sabes algo mi amigo, Dios espera que tu con tu EJEMPLO les prediques, más que con tus palabras. Tu testimonio y tu amor es lo que atrae a las personas a tí, MUCHO PUEDES HABLAR, PERO POCO PUEDES HACER.
  • El fariseo dijo: Esta mujer es pecadora, La Biblia dice que no hay justo en la tierra, tú no puedes juzgar a alguien por lo que ha hecho, porque mi amigo, tu no eres Santo. Una vez yo hablé mal de una persona y luego aunque me costó, le fui a pedir perdón. Sabes algo, yo no se si la persona me perdonó en realidad o no, pero mi corazón si se liberó de toda carga. Si le has hecho mal a alguien, ve y humillate y pídele perdón a esa persona, y serás libre de toda opresión.
  • La última parte es la que quizá mas tierna te valla a parecer de este pasaje de la Biblia, y es que Jesús le dice al fariseo que al que más se le ha perdonado, amará mas. Hoy en día hay muchos que creen ser perfectos, siguiendo sus propios 10 mandamientos, y te dicen "Si, yo creo en Dios, y le agradezco todos los días y de vez en cuando le pido, pero hasta allí está bien" No me gusta ser "Religioso" No, yo puedo dar, y creo en Dios, pero "No me digas nada sobre santidad" "Yo se que la Biblia es buena pero no la leo, total, Dios está en todos lados" Pero sabes algo, esas solo son señales de que hay algo que te impide acercarte a Dios. Reflexiona acerca de ¿Qué es lo que necesitas confesar delante de Dios? o ¿A quién tienes que pedirle perdón o perdonar? Te aseguro que luego de hacer esto te darás cuenta que amas a esta persona más de lo que te imaginas.
  • Cuando tomes la decisión de llegar a los caminos de Dios, llevarás una vida integral, llena de abundancia y de éxito, porque Dios tiene un lugar bueno para tí.
  • No te confundas, Dios no puede ser burlado, el conoce tus debilidades, y en tus debilidades Él te quiere fortalecer. 
  • Al final de este pasaje Jesús le dice a la mujer pecadora: Tu fe te ha salvado, ve en paz. Cuando llegamos a los pies de Jesús, pedimos perdón, y al mismo tiempo decidimos perdonar, hay algo que se activa en tu corazón y es "La Fe" y esa fe te hace esperar algo mejor cada día, te hace creerle a Dios por cosas que para otros son imposibles de hacer. La Fe te abre puertas no solo espirituales, también materiales. Y te da la paz extraordinaria que sobrepasa todo entendimiento.
Acercate confiado al trono de la Gracia de Dios, porque Dios te ama, y como un Padre que ama a su hijo, te ha estado esperando todo este tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada